Cambios en las condiciones de uso de Instagram:

web_instagram-wit_big_ce

   Instagram es una de las redes sociales más conocidas del momento, no solo para la mayoría de usuarios que también usan otras redes como Facebook o Twitter, sino también para aquellos más especializados en la afición a la fotografía a los que solo les interesa una red social para compartir con sus amigos o desde su empresa sus trabajos. Y es aquí donde Facebook ha metido mano:

   Y digo bien Facebook, porque aunque muchos no se han enterado, hace un tiempo que “La Gran Red” adquirió Instagram por mil millones de dólares. Después de semejante desembolso era de esperar que buscasen la forma de empezar a rentabilizar la aplicación, ya fuese con nuevos servicios, publicidad integrada al estilo de los anuncios patrocinados, o lo que fuese, pero lo que nadie se esperaba es que cambiasen sus políticas de uso para vender directamente al usuario:

  “Usted acepta que una empresa u otra entidad puede pagarnos para que aparezca su nombre de usuario, imagen, fotos (junto con los metadatos asociados), y / o acciones que realice, en contenido patrocinado o promociones, sin compensación alguna para usted”

  Esto se traduce directamente como un “todo lo que subas a Instagram es mio, y puedo usarlo como quiera sin pagarte un duro”. Evidentemente los usuarios han reaccionado un poco mal en las redes sociales, e incluso muchos de ellos han decidido dar de baja su cuenta después de eliminar sus fotos. Pero ¿por qué?:

  Desde el punto de vista de un usuario que se dedique a la fotografía es muy entendible esta reacción, ya que  en cualquier momento su trabajo puede ser usado o comprado por cualquier empresa sin que él reciba nada a cambio. Desde el punto de vista de un usuario normal (los que se dedican a hacer la típica foto de comida o de su gato) no debería haber mucho problema, pero si pensamos realmente en la implicación de lo que estamos aceptando puede llegar a ser preocupante en el sentido de que estás cediendo gratuitamente la foto de tu hijo pequeño para no se sabe qué anuncio, o la foto que le hiciste a tu pareja o a tus amigos sin que ellos sepan que las has compartido en Instagram.  No aceptas ceder solo tu imagen, aceptas ceder todas tus fotografías de manera que, por ejemplo, yo que no uso Instagram podría aparecer siendo el “antes” de un anuncio de dietas por culpa de esa foto a traición que me hizo mi amigo en el McDonald´s.

  Teniendo en cuenta que Instagram cuenta con una base de datos de unos 5000 millones de fotografías puede ser un negocio interesante para Facebook, pero ¿dónde queda la privacidad de los usuarios?. En este caso tenemos la opción de escoger libremente si aceptar esos acuerdos (si no los modifican entran en vigor el 16 de enero de 2013) o si eliminar nuestras fotografías y cancelar la cuenta.

  En resumen, que somos libres de escoger lo que queremos regalar o no regalar, aunque lamentablemente la mayoría de las veces ni nos leemos las condiciones de aquello que usamos. Si fuese así, no tendría sentido que la mayoría de los que usan Instagram se quejen cuando también tienen cuentas en LinkedIn o en el propio Facebook, ya que sus condiciones de uso tienen párrafos muy parecidos en sus términos de uso.

¿Y tú qué opinas? ¡Si te ha gustado compártelo y síguenos en Twitter!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s