Nokia con Android y las medidas desesperadas:

Nokia-Lumia-Nexus-4S_030412

 

   Hace ya tiempo que Nokia dejó de ser la compañía que era, y es sabido por todos que no está pasando por sus mejores momentos. Sin embargo, hay una serie de movimientos que a muchos de nosotros nos parece que podrían salvar a la compañía pero que no se producen.

   Los teléfonos producidos por Nokia casi siempre han sido muy valorados y han dejado contentos a la mayoría de los usuarios, y tanto es así que la compañía sigue manteniendo una buena imagen de marca y es símbolo de calidad pese a los malos momentos que está pasando.

   Sin embargo, su retraso en no adaptarse a los nuevos tiempos y sobre todo su empeño en mantener vivo un sistema operativo que ya se había quedado atrás mucho antes de lo que ellos se imaginaban, ha puesto a la compañía finlandesa en una situación muy comprometida que a punto estuvo de costar su desaparición.

   Pero Microsoft estaba ahí para hacerles una propuesta y, a modo de salvavidas, a Nokia no le quedó otra que agarrarse a un clavo ardiendo y aceptar un contrato con los de Redmond del que sabemos poco, pero que sin duda les aportó los fondos suficientes para mantenerse a flote y hacer un último intento.

  Que conste que el negocio no ha sido del todo malo. Nokia ha sabido seguir fabricando los terminales de calidad que les caracterizan y en los que destaca la calidad de las lentes en sus cámaras, y han tenido ventas, pero no las suficientes como para devolverles al lugar que pienso que les corresponde. Y creo que el mayor freno de la gama Lumia es ese pacto con el diablo que se vieron obligados a aceptar: ser incondicionales de Windows Phone.

  Sólo así se explica el hecho de que Nokia no haya intentado lanzar algún terminal equipado con Android para ver como responde el mercado, cosa que sí han hecho otras compañías (por lo menos a modo de coqueteo) con el sistema operativo de Microsoft. Y es una pena, porque si unimos la calidad que suele acompañar a Nokia en sus construcciones con el potencial de Android, estoy seguro de que los de Finlandia volverían con fuerza al mercado y sería un éxito de ventas equiparable a otros grandes, como el Samsung Galaxy S4 o el HTC One.

   En mi opinión, y para terminar, creo que estamos ante otro caso en el que los contratos dejan a las compañías con las manos atadas para maniobrar libremente e innovar, lo que es una lástima, ya que se frena la competencia, el desarrollo, y en definitiva es algo que nos perjudica a los usuarios finales.

¿Y tú qué opinas? ¡Si te ha gustado comenta y compártelo!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s